Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Artículos

Marco globalA.2 Contexto socio–económico

El papel del mercado en la construcción de los modelos de Formación Profesional: La mercantilización del sistema

La formación profesional responde a las necesidades del mercado laboral.

Compartir en

Año:2010

Autor/es

  • Cerrón Jorge, Luis A.

Filiación: IES Jimena Menéndez Pidal

Comunidad Autónoma:Madrid (Comunidad de)

Revista:Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado , Vol/nº: 13 (2) , Páginas: 54-63

Palabras clave: Formación Profesional,Economía de Mercado,Política Educativa,Educación basada en competencias

Resumen

La formación profesional responde a las necesidades del mercado laboral. Eso es un hecho. Sin embargo, el crecimiento del capitalismo ha supuesto que la propia formación profesional se convierta o en el algo que se puede comprar y vender, permitiendo el desarrollo de la legislación la entrada del capital privado en la formación, o en una estructura al servicio del mercado, perpetuando así un sistema de relaciones en el que son más importantes los procesos formativo y acreditador de competencias profesionales que el desarrollo integral y global de las personas. Se insiste así en el desarrollo de sistemas y propuestas nacionales y supra nacionales basadas directas o indirectamente más en el beneficio que en la mejora de las condiciones morales de la colectividad.

Objetivos / Hipótesis

Reflexionar sobre el papel del mercado en la construcción de los modelos de Formación Profesional.

Tipo de Investigación y Metodología

Investigación Descriptiva  // Cualitativa

Detalle: Metodología cualitativa, estudio teórico-descriptivo resultado de las reflexiones sobre la Formación Profesional (FP) en España y su relación con el mercado. 

Participantes / Muestra

Fuentes Documentales.

Instrumentos

Revisión documental.

Resultados / Conclusiones

 El crecimiento del capitalismo ha supuesto que la propia formación profesional se convierta o en el algo que se puede comprar y vender, permitiendo el desarrollo de la legislación la entrada del capital privado en la formación, o en una estructura al servicio del mercado.

 Se perpetúa así un sistema de relaciones en el que son más importantes los procesos formativo y acreditador de competencias profesionales que el desarrollo integral y global de las personas.

 Se insiste así en el desarrollo de sistemas y propuestas nacionales y supranacionales basadas directa o indirectamente más en el beneficio que en la mejora de las condiciones morales de la colectividad.

El nuevo gurú de la economía mundial, Peter Barnes, ha acuñado el término “Capitalismo 3.0” para hacer referencia a un nuevo tipo de economía de mercado responsable, donde la ética sea el principal elemento de desarrollo y donde se administren los bienes de forma mundial, garantizando los valores que todos invocamos cuando pensamos en la humanidad. De ahí vienen conceptos tan utilizados hoy como el de “sostenibilidad”. Esta refundación del capitalismo se hace nuevamente sobre los pies de barro de la ausencia de lo que podríamos llamar moralidad. O nos situamos en un momento de desarrollo moral postconvencional, siguiendo la terminología de Khölberg, o estamos perdidos.

¿Cabría pensar en una forma de gobierno mundial en la que la formación en habilidades profesionales estuviera centrada en el aprendizaje con el objetivo de atender a los demás y no solamente como una forma de enriquecer la oferta de la fuerza de trabajo que hacemos en el mercado laboral? ¿Podría existir tal utopía? Si nos empeñamos en continuar con este proceso de acumulación de capital, aunque sea sosteniblemente, por supuesto que no. Haría falta un proceso de desarrollo de la inteligencia social y el desarrollo moral en la que, como especie y a tenor de lo que vemos diariamente en los informativos, no vamos a lograr en un futuro próximo. Mientras, nos queda el consuelo de hacer lo mejor posible en nuestras aulas, mientras las conservemos, para que nuestros alumnos crezcan no solo en cuanto a sus habilidades personales, sino también en lo que se refiere a las personales.

Otros documentos relacionados

En colaboración con:

  • Fundación Bertelsmann
  • Universidad de Murcia
  • Universitat de Barcelona

Fin del contenido principal