Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:

  1. Home
  2. Centro de conocimiento
  3. Mapa del conocimiento

Comienza el contenido principal

Artículos

Marco globalA.1 Evolución histórica

Los ateneos obreros y la Formación Profesional en Cataluña

Los ateneos aparecen a mediados del siglo XIX, fruto de una necesidad social. Los Ateneos obreros darán cobijo a las problemáticas de los trabajadores.

Compartir en

Año:2010

Autor/es

  • Monés i Pujol Busquets, Jordi

Filiación: Universidad Autónoma de Barcelona

Comunidad Autónoma:Cataluña

Revista:Participación Educativa , Páginas: 108-126

Palabras clave: Escuelas de los ateneos obreros,capacitación profesional,coyuntura socio-política

Resumen

Los ateneos aparecen a mediados del siglo XIX, fruto de una necesidad social. Los Ateneos obreros darán cobijo a las problemáticas de los trabajadores. La educación era una necesidad inaplazable, así como la formación profesional obrera. El trabajo ofrece un esquema de la evolución de estos ateneos, desde 1859 hasta el final de la Guerra (1936-1939), centrándose en los ateneos más significativos y en los períodos más relevantes. Se narran las dificultades que han de superar dichas instituciones, derivadas de la coyuntura socio-económica y política que obligan, a la mayor parte de ellos, a moverse en el marco de dichas coordenadas. La creación, desde los años setenta del siglo XIX, de centros de formación profesional por parte de ayuntamientos y diputaciones, acabará situando las escuelas profesionales obreras en un segundo plano. El balance de la actuación de dichos ateneos es altamente positivo.

Objetivos / Hipótesis

Resumir  la evolución de los ateneos, desde 1859 hasta el final de la Guerra (1936-1939), centrándose en los ateneos más significativos y en los períodos más relevantes.

Tipo de Investigación y Metodología

Investigación Descriptiva - Histórica // Cualitativa

Detalle: Metodología cualitativa, estudio teórico-descriptivo. 

Participantes / Muestra

Fuentes Documentales.

Instrumentos

Revisión documental.

Resultados / Conclusiones

No se puede obviar el hecho de que las prioridades del movimiento obrero reformista, durante el período republicano, en relación con la formación profesional, pasaban por la influencia en la política de la Generalitat. La potenciación de la obra de los ateneos obreros en dicho terreno se situaba en un segundo plano.

Por otro lado, la formación profesional, como única salida de la clase obrera, no era ninguna panacea ni mucho menos. La igualdad de oportunidades frente a la educación no constituía un problema social prioritario en el período que estudia este trabajo, ni tan sólo en los primeros años republicanos. El proyecto del CENU, del septiembre de 1936, que planteaba por primera vez la superación de las desigualdades educativas, no tuvo tiempo de llevarse a la práctica.

Partiendo, pues, de la base que la situación escolar era una consecuencia del marco político-social, la evolución de la formación profesional en Cataluña, en estos años, debe situarse en las coordenadas de lo que se ha considerado renovación pedagógica. En este contexto, con evidentes limitaciones, el papel que jugaron algunos ateneos obreros es digno de tenerse en cuenta.

La influencia de los internacionalistas se manifestaba en un programa que combinaba la instrucción elemental con las materias científico-técnicas y los idiomas.

En el período que se abre en 1910, “L’Ateneu Obrer” de Barcelona es un centro de formación profesional. A partir de 1912 pasó a ser controlado por sectores de la burguesía vinculados al catolicismo social.

“L’ Ateneu Obrer de Badalona”, crado en 1884, impartía instrucción a los obreros y a sus hijos en clases diurnas y nocturnas. En 1914 se planteó crear una escuela de artes y oficios que abarcaba todas las etapas, desde párvulos a la formación profesional.

El “Centre de Lectura” de Reus se fue convirtiendo en uno de los centros culturales de mayor prestigio de Cataluña, siendo la formación profesional parte de una de las siete secciones del centro.

En Reus (1911) y Vilanova i la Geltrú (1912) se celebraron sendos congresos que certificaron el declive del movimiento ateneístico tradicionbal y pretendían ganarse la confianza de la conflictiva sociedad catalana que no confiba en unos ateneos políticamente neutros.

Otros documentos relacionados

En colaboración con:

  • Fundación Bertelsmann
  • Universidad de Murcia
  • Universitat de Barcelona

Fin del contenido principal